editor

El seguro de impago de alquiler ha pasado a ser una de las garantías más demandadas por quienes buscan arrendar una vivienda, ya que sin dicho servicio, se podrían presentar variados problemas y molestias para propietarios e inquilinos al no cumplir con el pago oportuno de la renta. Esté impago se puede presentar por diversas razones, dentro de las que se destaca, el no tener inmovilizada cierta cantidad de dinero en el banco como suele suceder con los avales bancarios para lo que se han dado a conocer dos modalidades del seguro de impago de alquiler.

Esté seguro propiamente hablando, es un seguro de defensa jurídica que tiene el propietario de un inmueble y que incluye entre sus cláusulas el pago al arrendador por parte de la aseguradora en caso de presentarse un impago por parte del inquilino. También se puede mencionar una cláusula de impago del alquiler dentro del seguro del hogar, el cual queda determinado y aprobado por ambas partes antes de cerrar el trato de alquiler. Los empresas que manejan este procedimiento son las aseguradoras quienes se encargan de comercializar este tipo de seguro de defensa jurídica. Este tipo de seguro es una garantía más para estos productos y resulta ser la más llamativa de parte de quienes buscan alquilar como forma de inversión.

La mayoría de las coberturas en este seguro están centradas en la defensa jurídica del propietario, por lo que está presentado de la siguiente forma: la prestación al arrendador de defensa jurídica en situaciones relacionadas con la vivienda o el local asegurado. Dar al arrendador los beneficios por gastos y perjuicios económicos que se derivan del impago de la renta por parte del inquilino. También proporciona tranquilidad al arrendador en cuanto a perjuicios materiales que se puedan causar durante la vigencia del contrato. Muchos son los propietarios que prefieren algún tipo de garantía con valor jurídico antes de arrendar un espacio, ya que los problemas sin esta póliza pueden traer molestias para todos los involucrados.

Para quienes no quieren recurrir a una aseguradora, pueden encontrar muchos cursos de capacitación en cuanto al tema de arrendamiento y alquiler, el cual presenta todos los conceptos, normas, reglamentos y consecuencias que se involucran en este proceso, proporcionando la formación necesaria para realizar todo los trámites y requisitos sin ayuda profesional, aunque siempre se recomienda tener una segunda opinión antes de tomar cualquier decisión sumado a la asesoría de un profesional. Las aseguradoras asumen el riesgo en cuanto al impago de rentas, por eso son la elección más buscada para solventar la impuntualidad en los pagos.

Inicialmente la compañía debe realizar un estudio de la viabilidad económica del inquilino, para evitar este posible contratiempo. En este proceso se analizan todos los ingresos que obtiene el inquilino y se comparan con la renta mensual que sería el concepto del alquiler, dando como resultado una relación no mayor al 45%. Gracias a esto, puedes asegurar una experiencia positiva desde el principio tanto para el inquilino como para ti